lunes, 10 de mayo de 2010

PODER JUDICIAL BOSQUE DE MALEANTES, JUEZ OSCAR ZEVALLOS ORTIZ

Proceso judicial pasa a la fiscalía

El caso del ex juez penal del Callao, Óscar Zevallos Ortiz Drago, procesado por liberar extrañamente a un “narco” colombiano que estaba requerido en vía de extradición por Estados Unidos, pasó a poder del fiscal supremo penal, Pablo Sánchez Velarde, para que su despacho emita su dictamen sobre el particular.
Este proceso, escondido literalmente en el Ministerio Público desde 1997 hasta el 2008, fue denunciado hace dos años por la ahora finada fiscal de la Nación, Adelaida Bolívar Arteaga, ante el Poder Judicial, para que Zevallos Ortiz Drago fuese procesado por los presuntos delitos de prevaricato y encubrimiento personal.

Atado de manos
El caso empezó a ser visto por el juez superior instructor Julio Milla Aguilar (Tercera Sala Superior Penal del Callao), cuyo despacho se encuentra ahora virtualmente atado de manos porque Zevallos Ortiz Drago interpuso una excepción de prescripción con la finalidad de eludir la acción de justicia.

El narcotraficante beneficiado con la cuestionada decisión tomada por Zevallos Ortiz Drago fue Carlos Alberto Jaramillo Guzmán (a) “Tribilín”, quien estaba requerido por la justicia de Miami por lavado de dinero producto del tráfico de drogas, entre otros delitos más en agravio del Estado norteamericano.

Un millón de razones
Ortiz Drago liberó a Jaramillo Guzmán a pesar de la oposición del fiscal de la época. En medios judiciales porteños se afirma que la mafia colombiana habría pagado hasta un millón de dólares por la “libertad” de dicho acusado.
El Ministerio Público también ha presentado una queja de derecho para procesar a Zevallos Ortiz Drago bajo mandato de detención efectiva, en lugar de la comparecencia con la que es procesado ahora, para que no eluda el proceso correspondiente.